viernes, 10 de marzo de 2017

PRIMAVERA, VEN.





¿Donde estarás primavera

 que tardas tanto en llegar?



 Quiero tu luz y tus flores

 que llenan de amor la vida.

 y alijerando las penas

vas recordando alegrías.



 Niños jugando a la comba,

en tardes de algarabía.

 Y madres tomando el sol

 en la puerta de su casa

 mirando a la lejanía.



 Quizás esperando el pan

 que sus hombres les traían.

Mientras hilvanan recuerdos

 remendando cicatrices

 de su deshojada vida.



No les faltará ilusión

ni les faltará la risa,

guardaran aquel abrazo

dentro de su corazón.

Rafaela.

jueves, 2 de marzo de 2017

ME GUSTA ESCRIBIR.







¿Que desde cuando escribo? Desde que conocí Internet.
Es algo que me suelen preguntar cuando se enteran que tengo un blog. 
Desde que aprendí a leer y a escribir hacia dictados, redacciones de todo lo que leía. Pero pienso que lo hacia porque había que hacerlo y punto. Era la obligación que teníamos cuando éramos pequeños. Nunca fui consciente de que además de hacerlo, también me podía gustar.

Luego de adolescente me gustaba escribir cartas a las amigas. Más tarde cartas de amor, todos los días escribía una. De los 16 años a los 20, escribiría montones de cartas, me encantaba contar mis cosas, mis penas y alegrías que en aquella época iban mezcladas a ratos y tenía mucho de todo.

Pasaron los años y vinieron los hijos, uno detrás de otro. Hasta tres. Desvelos Trabajo. En fin, otras preocupaciones ocupaban mis días. No me quedaba tiempo con tanto trajín para dejar mis recuerdos plasmados en un papel. Hasta creo que se me olvidó escribir. 

Con los años llega la tranquilidad y las ganas de hacer cosas distintas, algunas ya olvidadas vuelven  a la memoria. Los recuerdos de tantos años vividos afloran a tu mente y quieres contarlos a hijos y nietos, hasta que se cansan de escuchar tanta historia.
Entonces fue cuando conocí Internet y comprobé que las  nuevas tecnologías me podían ayudar mucho a guardas mis vivencias. Sobretodo a la hora de borrar y rectificar era más cómodo.
Y aquí estoy, atesorando vivencias y recuerdos, para todo el que quiera pasar por mi jardín de relatos. Unos son trocitos de vida, y otros mezclados con algo de invención.   Y lo más importante disfrutando en mis años de vejez con algo que me gusta.
 Porque hoy puedo decir con toda seguridad. “Si esto que hago se llama así”. Me gusta escribir.


Rafaaela.