jueves, 3 de julio de 2014

EL ABEJORRO



 Me lo encontré una mañana.
El  jugaba al escondite
con ese incesante vuelo
 entre la planta de Lavanda.
 Por un instante posaba
su hermoso cuerpo peludo


sobre la flor azulada,
tomando de nuevo impulso
 volvía otra vez a elevarse
con un movimiento rápido 
para de nuevo posarse
a libar del rico néctar
de la flor que le gustaba.

¿Temerá al abejaruco,
 o quizás será a la cámara?
 
No temas mi viejo amigo
solo quiero una instantánea,
para captar el encanto
de ese vibrar incesante
que mantienes en tus alas,
hasta volverse invisibles
a la inquietante mirada.

 Un deleite es contemplar
el brillo sedoso
 de los colores llamativos
 de ese cuerpo rechonchete y gordo.
Aunque observando cabeza y patas,
mas bien nos parece
 un repelente bichejo.
Hablamos de un insecto muy
beneficioso para la naturaleza
por ser un gran polinizador.  


RAFAELA.







16 comentarios:

  1. Pequeños mundos que hacen grande y especial el nuestro.

    Un beso Rafaela.

    ResponderEliminar
  2. Todos ttiene su labor`, pero los feos y molestos, ènsando bien como los humanos
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito tu poema al simpático abejorro que hay que reconocer hace una gran labor en la naturaleza.Besicos

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito, pero a mí esos bichejos como que no me hacen mucha gracia.

    Besos tocaya.

    ResponderEliminar
  5. Tiene una buena labor aunque prefiero estar lejos de él.
    Cualquier cosa puede causar un poema como el que has conseguido Rafaela.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Yo tengo una lavanda en el balcón y todos los días hay uno gordo dando vueltas por las ramas, Bolo lo ve pero no se acerca mucho. Ya le tengo cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería decirte que me ha encantado la poesía.

      Eliminar
  7. Rafaela, muy entrañable y original tu poema, amiga...Las abejas son sumamente necesarias y debemos cuidarlas. Te dejo mi felicitación por tu amor a la naturaleza y a las letras,amiga.Mi abrazo siempre y mi cariño.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  8. Muy bonito tía; me encanta todo lo que escribes. Besos

    ResponderEliminar
  9. A mí, personalmente, me resultan muy simpáticos, así regordetes... :)))

    UN beso y tu cafelito.

    ResponderEliminar
  10. Preciosos insectos Rafaela. A mí siempre me maravillaron, y más ahora que sé que los polinizadores están en peligro. Es nuestro deber luchar y protegerlos. Si fracasamos lo pagaremos muy caro. Y todo habrá sido, una vez más, culpa nuestra....

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Y tanto que son necesarios. Hace unos días en la prensa leí un artículo sobre la enorme disminución en la población de abejas. También en España, aunque no es el país más afectado. en GB., sino recuerdo mal había disminuido a menos de la mitad en los últimos años. En los USA están empezando a estudiar las causas, razón de la importancia que tiene el problema. Y lo que es peor, también los polinizadores silvestres, como el abejorro estaban en peligro. No nos damos cuenta, pero su extinción supondría una catástrofe de consecuencias inimaginables. Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Difícil tarea fotografiar al inquieto abejorro, tan activo entre las flores.
    Preciosas las fotos y muy simpática la poesía.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Me encantó Rafaela como describes al abejorro, como a un querido amigo al que se cuida y se protege, ojalá nunca nos falte...
    Besos, amiga

    ResponderEliminar
  14. Hola Rafaela, que bonito poema el que has escrito inspirándote en el Abejorro, un bichejo que quizás no guste a muchos pero que hace tanto bien con su hacer a todos nosotros, y magnifico trabajo el de fotografiarle:), felicidades.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Bonita foto y texto. No sabía el papel que desempeñaba el abejorro en la Naturaleza.
    Gracias por la información.
    Un beso.

    ResponderEliminar