domingo, 7 de octubre de 2018

COPAS



COPAS

Cada copa de plata un reto.
Una copa se convierte en ilusión
cada trofeo en un logro conseguido
un objetivo por el que luchar cada  mes.


Cada copa estaba  llena de orgullo
rebosante de aplausos y honores
del trabajo bien hecho.
Satisfacción  personal.

Trofeo de juventud
bañado en multitudes,
como el regato de un río
donde pasan  recuerdos de otros  tiempos.

En solitario o en equipo,
el trabajo era motivación
y un compartir experiencias.

Empezar cada día para comerte el mundo.
Conociendo personas aunando amistades.


Rafaela.


  

lunes, 24 de septiembre de 2018

MIS 70 AÑOS



Hola a todos: Igual que otras veces, después de mucho tiempo desconectada del blog.
(Más bien parece que me hubiera perdido) Y la verdad es que no encontraba la manera de volver. Pero bueno aquí estoy de nuevo, y además el día que cumplo mis 70 años.

A cuento de qué viene ahora descubrir mi edad. 
 Mirar, a esta edad no me importa si estoy mas gorda y con canas, si se me caen los párpados y tengo patas de gallo (Claro que si me importara solo iba a conseguir sufrir por ello) Así que estoy contenta de haber llegado hasta a esta cantidad de años.
Que son muchos años ya lo se. Pero peor hubiera sido quedarse por el camino hace 20.


Abrazos para todos y Feliz Otoño.


  
                                                         LA LLAMADA.


No ha sido nada ¡dijo! Solo una pequeña cicatriz que cubrirá la línea del bikini, mañana  saldré del hospital, con una pequeña parte menos de mi cuerpo, pero al fin, era algo que ya no necesitaba.

Mientras contestaba al teléfono miraba por la ventana de su habitación, eran los últimos días de agosto, fuera estaba diluviando y unos truenos ensordecedores retumbaban con fuerza en la plazoleta ajardinada que formaban los distintos pabellones de aquel hospital. En el edificio de en frente por encima de la puerta se podía leer. ONCOLOGIA.

Siguió pegada a los cristales sin quitar ojo de las letras que identificaban aquel pabellón con la palabra que siempre le había tenido tanto terror. ¡Oncología.! ¡Luego, quimioterapia! ¡Que suerte de no estar ahí, pensó! Y pensó también en las personas que estarían pasándolo peor que ella, con verdaderos problemas de salud, luchando y sufriendo largas sesiones de tratamiento. Al fin y al cabo ella solo tenía veintidós puntos que se los quitarían en diez o quince días. Ya le daban de alta al día siguiente.

Lo que menos podía esperar era que en los días de convalecencia recibiría una llamada de teléfono que pondría a prueba aquella mujer que tan fuerte se había creído hasta ese momento.

Hola buenos días, soy la secretaria de doctor López y le comunico que tiene una cita  para la semana próxima en el edificio de oncología en la planta baja consulta 6.
¡Perdone respondió, creo que se confunde yo nunca estuve en ese edificio a mi me operaron en maternidad!
¡Bien señora, pero se le cita a usted el martes de la semana que viene a las 10 de la mañana en esa consulta!
¿Se lo ruego señorita, me puede decir el motivo por el que mi cita es en la consulta de oncología?
¡No puedo le anticipar nada más, es la orden que tengo!
¿Por favor se lo pido, no puede dejarme con esta duda toda una semana,  dígame al menos que cuando analizaron encontraron algo que me tienen que comunicar?
¡Puede que el motivo sea ese, disculpe pero no puedo decirle más!
¡Gracias, iré preparada y con la idea de que no escucharé nada bueno!

Como podía ser que el mismo día que cumplía 50 años le dieran la mala noticia. Aquel día de cumpleaños sería muy distinto a otros años pasados.

La mañana en aquella sala de espera la hizo reflexionar sobre momentos vividos, había tenido días bajos de ánimo pero jamás  estuvo en una situación de tanta desgana a pesar de no tener otro dolor que la incertidumbre de lo que pudiera pasar. Observando a todas las personas que se encontraban en la sala se preguntaba. Unos serán enfermos, otros serán sus familiares o  acompañantes, unos son jóvenes, otros mayores, algunos como a ella no se les notaba ningún síntoma de enfermedad, sin embargo había mujeres con gorro o pañuelo que disimulaban las secuelas de tratamientos recibidos, los había con cara de miedo, y la mayoría charlaban animados en voz baja sin que se apreciara en ellos la menor preocupación.
Ya se que haré. Tomaré todo esto como otra prueba de fuerza, y como tal no voy a desmoronarme a la primera, resistiré lo que venga y lucharé, todavía me queda mucho que hacer. Cambiare mi actitud respecto a la forma de ver la vida, sobre todo valorar mas todo lo que tengo a mi lado, sea bueno regular o incluso a lo menos bueno intentaré sacarle algo positivo. Exprimiré al máximo y con alegría  los días que me encuentre bien y los peores los aceptaré pensando que mañana será otro día mejor.
 Sumergida en sus pensamientos no escucho la voz que decía su nombre anunciando que podía  pasar a la consulta 6. Fue su compañero quien repetía su nombre una y otra vez para devolverla a la realidad.  


Rafaela.
  

  

viernes, 15 de junio de 2018

NO ES LO MISMO, NO.





No es lo mismo recordarte que pasearte con la mirada.
Ya nada es igual.
Has cambiado tanto desde entonces...
Ya no existen las pequeñas casas blancas de mis sueños,
ni tampoco he visto en mi camino eucaliptos blancos.

No pude encontrar el arroyo bajo el puente,
ni pude escuchar el rítmico sonido del agua de la fuente.
Ya no he visto melocotoneros floridos en el huerto.
Allí donde miré, del lugar que recuerdo nada encontré.


No es lo mismo, no, tenerte en el recuerdo,
que pasearte queriendo buscar recuerdos.

Seguirás creando vivencias nuevas para gente nueva,
mientras, seguiré pensando en ti, para recordarte.

Mitigare esa añoranza guardando tus  paisajes
enmarcados en el cuadro de mi vida.
Aquellos que una vez dibujara en mi pensamiento
para no olvidarte nunca aún estando lejos.


Rafaela.

       

viernes, 25 de mayo de 2018

BROCHE DE ENCAJE DE BOLILLOS



Hola amigos y amigas Blogueros:
Como parece que me quedé sin tinta en mi escritorio. O algo parecido a una sequía de palabras para escribir algún recuerdo... Os voy a enseñar otro de mis trabajos de bolillos, que tampoco está nada mal tener este bonito entretenimiento.


Es un precioso broche de encaje de bolillos, que estrené el día de la comunión de mi nieto.


Os sigo leyendo a todos, y comentando a todo el que puedo. Gracias a todos por estar siempre.


Un abrazo, amigos.  

sábado, 14 de abril de 2018

EL CABALLO

La imagen es tomada de Internet


Le llamó la atención su hermosa melena  blanca y cuidada que caía hacia un lado de la cara y dejaba ver unos ojos oscuros, grandes y chispeantes como nunca había visto. Además ese gran porte y elegancia  al andar un tanto señorial le había cautivado.
Así fue como nada más verlo por primera vez le enamoró.  
Y sin pensarlo dos veces se lanzó a su conquista.


Aquella atractiva jovencita de pelo negro y bonitas trenzas- Aunque eso sí, algo caprichosa- No pasó desapercibida para aquel gentil jinete. Un hombre maduro que le doblaba la edad. Pero a ella él, le inspiraba confianza y se hacía cómplice en sus travesuras de niña mimada.    


Muy pronto empezaron a verse a escondidas de miradas indiscretas. Disfrutaban juntos de aquellos interminables paseos a caballo al caer la tarde.
Siempre igual, ella llegaba algo más tarde a la cita diaria. Él le daba la mano gentilmente y sin mediar palabra alguna, le ayudaba a montar detrás suya, a lomos del equino.  
A veces eran paseos relajante y tranquilos otras veces grandes carreras en las que la cola y crines de aquel bonito caballo percherón, ondeaban al viento dejando un halo de belleza jamás observada por la joven muchacha.
Aquellas vivencias de cada día, la hacían terminar la tarde exhausta y satisfecha de haber disfrutado del agradable y rítmico vaivén que le proporcionaban aquellos breves pero intensos encuentros.


Todo parecía ir bien hasta que un día él, llegó andando sin caballo, y ella se dio cuenta de lo que en realidad  le había mantenido ilusionada todo este tiempo.


Mi señor a vuelto de su viaje, y ya no podré disponer más de su caballo! He pensado que podemos  seguir disfrutando de nuestros paseos caminando junto al río.


Lo siento, pero sin caballo pierden todo interés para mi los paseos en su compañía!. 


Rafaela.

lunes, 9 de abril de 2018

AQUELLA VIEJA ENCINA




Aquella encina vieja que cobijaba el botijo
de aquel sol abrasador, y guardaba el agua fresca
para el rudo segador.


Otros tiempos ya lejanos pero frescos en recuerdos
son los que una encina vieja puede guardar a su sombra.


Aquella encina vieja donde escuchar la cigarra
era como escuchar una nana mientras él dormía la siesta.
Allí tumbado bajo de ella, dejaba volar sus sueños.


Allí, donde se adquiere la experiencia de los mas hermosos años.
Allí, donde escuchar el silencio le da grandeza al misterio.


Bajo aquella encina vieja, donde la ilusión quedaba
enredada entre sus ramas, para ir tejiendo con calma
la vida de un segador.

   

Rafaela.


martes, 3 de abril de 2018

EN MI MUNDO

Te imaginé primavera
y me regalaste flores.
Te sentí al caer la tarde
ofreciendo sus colores.

Pero una triste mañana
se apagaron tus mejillas
y pude ver que en tus ojos
 su luz ya estaba marchita

Desvanecidos mis sueños
los tiré a un rincón del tiempo,
allí donde nunca nadie
pudiera saber de ellos.

Ya no habrá más primaveras
para regalar sus  flores,
ni más colores de otoño
con aquel tono dorado
cuando caía la tarde.

Solo queda un arcoiris
dibujado con recuerdos,
donde  columpio mi mundo
mantenido en equilibrio
de no caer al vacío.


Rafaela.