martes, 8 de agosto de 2017

BOLSO DE ENCAJE DE BOLILLOS




Hacia mas de dos meses que lo tenia terminado. Pero como era para regalar a mi hija el 2 de Agosto, día de su cumpleaños. No quería enseñarlo antes de que ella lo viera.
Así que hoy en este post, pongo la foto de este bonito bolso. Es igual que el primero que hice, solo cambia el color y las arañas, y como es el segundo que hago, esta algo mas perfeccionado.
Por cierto, le ha gustado mucho, y dice igual que mi nuera con el suyo, que les da pena estrenarlo.
                                                                                                     

En el verano dedico poco tiempo al blog, pero me apetecía poner este ultimo trabajo de encaje de bolillos.

Feliz verano para todos.

Rafaela.






jueves, 3 de agosto de 2017

BAILE DE NUBES


La tarde no era nada tranquila, el viento soplaba con toda su fuerza, silbando sin descanso y dispuesto a manipular nubes a su antojo llevándolas de un lado a otro con prisas y de un modo inquietante. Pero lo que estaba viendo desde mi terraza no era para dejarlo pasar por ser uno de esos momentos únicos que te llenan de gozo al observarlos.   


Lo mismo que el bosque nos inspira  
en el otoño multitud de sensaciones, también  las nubes en esta época del año se hacen notar jugando al escondite con el sol y dejando  ver sus distintos tonos que van cambiando por minutos.

Vaporosas nubes de algodón blanco de pronto se vuelven grisáceas hasta llegar a los colores mas cálidos de ocres a rojizos, todos ellos en movimiento constante a merced del viento, formando filigranas de imágenes cambiantes a cada momento, solo al ser captadas con la cámara pude inmortalizar el bello espectáculo que me ofrecía  la tarde otoñal con ese inmenso mar de nubes fascinantes.


 Sin quitar la vista de aquella hermosa
maraña me parecía estar contemplando una misteriosa exposición del romanticismo ingles del siglo XVIII descubriendo en la naturaleza la luz y los colores que pintores como Constable o Turner supieron plasmar en sus cuadros, utilizando de manera revolucionaria los medios por los que el color parece propagarse a través de la atmósfera.
    
 Mi retina pudo guardar el placer de contemplar las imágenes de aquella tarde, pero es gracias a la cámara que puedo compartir con todos vosotros solo un poco de tanta belleza.  
     
 Hubo un instante fugaz al pasar una bandada de aves migratorias que fueron más rápidas que mi cámara, solo verlas aparecer y en décimas de segundo la distancia era tanta, que solo las pude captar a lo lejos en miniatura, pareciendo moscas que confundían la nube rojiza con un panal de rica miel.


Rafaela.




miércoles, 26 de julio de 2017

ABUELOS Y NIETOS

Hoy recupero esta entrada de hace unos años. Con ella quiero felicitar a todos los abuelos que pasáis por aquí, y desearos que sigáis ejerciendo de este bonito entretenimiento por muchos años. No hay nada mejor a cierta edad, que poder ocuparse de los nietos.
Como siempre. Besos y abrazos para todos.
                                           

Hace unos días he sido abuela por segunda vez.
Cuando nace el primer nieto sientes un sin fin de emociones, una inmensa alegría junto con la novedad de vivir la experiencia de ser abuela por primera vez.
Cuando llega el segundo las emociones son las mismas pero con la seguridad de saber los días de felicidad que se irán sucediendo durante la etapa de su crecimiento como los ya vividos con el primero. Cuando empiece a llamarte abuela y te de el primer abrazo, cuando te pide que no te vayas tan pronto o que no tardes tanto en volver porque te echa de menos.
Según ellos van creciendo, te vienen a la memoria momentos idénticos a los vividos cuando nacían tus propios hijos.
Retrocedes tanto en el tiempo que incluso alguna vez sin quererlo le llamas por el nombre de su padre creyéndote que sigue siendo aquel niño que no creció, hasta te confundes y le dices, ¡ve con papa! cuando en realidad lo que quieres es referirte al abuelo.
Nos sentimos como si los años no hubiesen pasado ¿será por eso que todos decimos que los nietos rejuvenecen?
Otros dicen que a los nietos se les quiere más que a los hijos. ¡Una expresión con la que no estoy de acuerdo! El cariño puede ser tan intenso o igual al que sentimos por nuestros hijos, pero no creo que pueda ser mayor, solo que ahora lo estamos viviendo de nuevo y esta mas cercano.
A los nietos podemos dedicarles mas tiempo de juegos, el rato que estamos con ellos es solo para darle cariño y mimos, les damos aquello que quizás a los hijos no pudimos darle, los besos que al crecer el hijo se pudieron quedar rezagados, los recuperas besando a su hijo. Es como volver a tenerlo en brazos y recibir de nuevo aquellas tiernas sonrisas que habían quedado en el olvido.
En definitiva el amor a los nietos es distinto al experimentado con los hijos.
Los nietos son una inyección de vida para los abuelos, y nada más relajante para un abuelo que los besos y abrazos de un nieto.
Ahora bien al igual que existen cursillos para padres ¿Porque no los habrá también para abuelos? Se da por entendido que la abuela por su edad y experiencia lo tiene que saber todo, nada mas lejos de la realidad, las generaciones de padres e hijos son diferentes y por lo tanto cambia la forma de criar y educar a un niño.
Son los padres los que ahora deben tomar las decisiones para educar a sus propios hijos.
Los abuelos tenemos que respetar el rol de los padres aunque nos cueste, pero también algunos hijos piensan que es obligación de los abuelos abandonar su vida para dedicarse por completo a los nietos cuando los padres tienen que cumplir otras obligaciones.
Los abuelos no estamos para educar, sino para dar cariño.


Rafaela.

domingo, 18 de junio de 2017

MIS PUEBLOS


El otro día me preguntaba mi amiga Ángeles, que de donde era. Aunque creo que lo digo en varias de mis escritos. Hoy voy a contarlo de nuevo. Todo en uno.

Nací  en la provincia de Córdoba.  (Aldea de Cuenca) De donde era mi madre y vivían mis abuelos. Pero mi registro de nacimiento está en Conquista (Córdoba)

Con tan solo dos días de vida, me llevaron a la Garganta (Ciudad Real) Que era donde trabajaba mi padre.  En esta Finca pase mis años de niñez hasta los trece que nos fuimos a vivir a Conquista, donde estuve hasta los dieciséis, para después marchar a Madrid donde he pasado el resto de mi vida alternando todos  mis muchos años, entre Madrid y Villar de cañas (Cuenca).

Así que, me siento  de tantos lugares, que cuando me preguntan  no puedo decir que soy de un solo pueblo.  A todos les tengo mi cariño. En unos he sido más feliz, en otros no tanto,  pero todos han formado parte de mi vida y al final de ella, asumo todo lo vivido como positivo. Para mí es lo más importante. 


Rafaela.

domingo, 21 de mayo de 2017

OLORES Y RECUERDOS




No se puede grabar la sensación que dejan los olores, pero si es fácil relacionar los olores con recuerdos de la infancia.  . 
El olor a cilantro me trae a la memoria la voz de la abuela Josefa, pidiéndole a alguno de los de la casa, que al pasar por el huerto no olvidase de su ramito de cilantro, o culantro, como ella le llamaba.
Solo oler el pimentón de La Vera y el ajo, para que vuelvan a mi memoria los días de matanza. Cuando la mañana empezaba oliendo a piel chamuscada, y por la tarde la casa se impregnaba con aquel delicioso olor a chorizo y morcilla de lustre, colgada en la chimenea. Olor que perduraba durante varios días en el ambiente de todo el cortijo.

Oler a pan tostado, es soñar con las migas de aquellas mañanas en los días de invierno y es recordar el rico y agradable olor a ajos y pimientos secos fritos, junto a los torreznillos.

Cierro los ojos y veo aquella chimenea con la  candela siempre chispeante, y el olor de aquel puchero en  la lumbre con los vapores del rico cocido.  
 También la canela y la vainilla me recuerdan, las ricas natillas caseras, el arroz con leche y los helados en los días de feria.

Como no recordar el olor ácido de la mata de garbanzos. Las plantas de tomates en el huerto con su característico olor que anunciaba el sabor del tomate ya maduro

Melocotones rosados recién cogidos del árbol. Tardes en la huerta con los pies  en el agua, saboreando el delicioso melocotón  lavado en el chorro de agua que salía de la alberca.
 Alguna tarde de tormenta en verano, me trae a la memoria el olor a tierra mojada en aquellos campos de La Raña y la paja y mies en la era.

 El delicioso olor de la gliscila, la celinda, albaca, los claveles y geranios, los asocio con  tardes de verano a la sombra del cortijo, y el agradable soniquete  de los bolillos, movidos por las ágiles manos de mis tías. Realizando así, la maravilla del encaje de bolillos.  

Rafaela.  

miércoles, 10 de mayo de 2017

MAS DE CAMPO QUE LAS AMAPOLAS

     

                            


Es más de campo que las amapolas. 
Es un dicho muy común para referirnos a alguien que le gusta el campo. Tanto como para dejar la vida en la gran ciudad, dejando atrás todo lo llamativo del bullicio de sus calles, el lujo de escaparates, teatros cines y restaurantes, para vivir acompañado tan solo por el silencio de la naturaleza, escuchando el canto de pájaros, y observando los misterios que ella encierra y disfrutar del maravilloso cambio de estaciones, comprobando que cada época tiene algo especial que ofrecernos.

Pero si hablamos de la  primavera en nuestra tierra, esta es la más esplendida de todas. Los jardines cambian continuamente de color con las distintas flores de  de temporada. 
Los campos se llenan de vida cubriendo la tierra con sus verdes y frondosos cultivos, resaltando entre ellos grandes extensiones de las vistosas y llamativas amapolas.


 Y así, mirando este campo de amapolas surgió la foto y luego mas tarde esta entrada.

 Y es que... No tengo remedio. Soy más de campo que las amapolas.

Para vosotros amigos todos. Besos y abrazos.





Rafaela.


sábado, 22 de abril de 2017

COTILLEO ENTRE PUCHEROS

Este es un relato que escribí en enero del 2013 en mi otro blog.
Hoy lo paso a este para recordarlo.



                                




En aquel pequeño rincón que hacia de cocina. Junto con los vapores y olores que desprendían las ollas del pote gallego, el cocido madrileño, o los callos. Se entremezclaban las historias de personajes famosos que pasaban diariamente por aquella zona antigua de Madrid. Unas eran escuchadas sin querer, otras muchas contadas por los propios comensales cuando la charla se animaba acompañada por la euforia del momento de ocio.      
Ramiro era un hombre de edad avanzada, buena persona y con mucho mundo corrido. De joven había viajado de un lado a otro, siempre con su profesión de camarero a cuestas. Era este el que se encargaba de pasar las noticias al olor de los pucheros. Y poner cara y nombre a los cuentos y chismes de la gente que pasaba a sentarse en el comedor de aquel Restaurante.

-Cuatro cocidos completos -uno de ellos para el Andaluz. El productor de cine. Con una buena “pringá” como él dice. -Como podrá comer tanto este hombre, un día le va a dar algo de lo gordo que esta. Hoy se le olvidó, que ayer dijo que estaba a régimen-. - Según les oigo hablar creo que están preparando el rodaje de una nueva película-.  

Pues mira el Empresario de la mesa 4, anoche estuvo aquí de copas con la pelirroja que se la comía con los ojos, y hoy viene a comer con su mujer como si tal cosa. Le ha quitado el abrigo de piel con una delicadeza que si no le conociera bien, se podía pensar que esta enamorado de ella. -Claro que es la que maneja los cuartos-.

-Para la locutora de TV. como todos los días prepárame un pincho de tortilla y un filete grande para llevar. El filete es  para blanquita, su mimada gatatita. Me cuenta que es la única compañía que tiene para darle cariño cuando llega a casa-.

 -En la mesa 5 acaba de sentarse el locutor de radio. Me da a la nariz que su acompañante no es solo un amigo. Lo digo por lo acaramelados que se les ve y las miradas que se dedican uno a otro…

 El actor Veterano (como todos le llamamos cariñosamente) aprovechando que la señora fue al baño me pide que le sirva rápido una copa de ginebra antes de la comida. Este terminará con una cirrosis que se lo llevará a la tumba en pocos años.

Por cierto acaban de entrar la pareja de “astrólogos”. Me piden que les pongas dos bocadillos de calamares, aunque no pueden pagar como les pasa siempre. Luego cuando termine la hora de las comidas dicen que te leerán el futuro gratis.


¿Se puede saber porque tienes que comentar la vida de todas las personas que pasan por aquí sin conocerlas? Déjate de chismes que no puedo escuchar bien las comandas que me piden tus compañeros. -Le dijo Benita la cocinera con el genio que la caracterizaba desde que solo veía pucheros y sartenes -. Como se entere el jefe de lo cotilla que eres te plantará de patitas en la calle el día menos pensado. Y dile a los “astrólogos” que les daré su bocadillo a cada uno, pero que ya se muy bien el futuro que me espera como no pierda de vista esta cocina y toda la compañía que me rodea.   

 -Si lo sabré yo (prosiguió Ramiro) que les conozco a todos. Llevo unos años en el barrio y estoy bien enterado de la vida y costumbres de unos y otros- ¡Ay! (Gritó acto seguido dando un respingo, dirigiéndose a  los compañeros). ¡No me toquéis la 10, que esa mesa la sirvo yo! Es el momento del día que espero con ilusión para cruzar una mirada con los lindos ojos de ese joven actor que me tiene loquito, y de hoy no pasa, aprovecharé que viene solo para plantárselo de sopetón… Y se fue con el blog de comandas en la mano derecho a la mesa 10. 




 Rafaela