martes, 9 de abril de 2019

HASTA SIEMPRE JESUS


Te has ido demasiado pronto amor. Ni nos dio tiempo de asimilar lo que estaba pasando cuando nos dejaste.
Me dejas cincuenta años junto a ti. Recuerdos de toda una vida.
Toda una vida que aprendimos a vivirla juntos.

Me dejas muchas cosas bonitas junto a mi, pero con tu marcha te llevas la alegría que regalabas siempre con tu mente positiva. Aquella que nos acompañaba en lo bueno y en lo malo, para seguir adelante y vencer obstáculos por difíciles que fueran.
Esta vez no hemos podido, era más fuerte que nosotros y nos ha vencido. De nada han servido tu fuerza y ganas de lucha, ni el ánimo que yo te daba para conseguirlo.

Sigo notando tu presencia y tu paz junto a mí, y sé que eso me dará fuerzas para continuar el camino que me quede por recorrer en este mundo. Aunque también sé que no será nada fácil, lo conseguiré con tu ayuda, para seguir con esta gran familia que hemos creado, y que tan orgulloso te sentías de ella.

Te quise y te querré siempre.


Rafaela.