sábado, 8 de octubre de 2016

EL CUMPLEAÑOS





Aquel cumpleaños iba a ser diferente, las amigas le habían prometido que acudirían a su casa a felicitarla. Cumplía los 11 años y se sentía mayor, y como mayor hablaba y actuaba. Lo prometido había que cumplirlo, eso le decía su padre y así le enseñaba a no faltar a la palabra dada.


Mamá, mamá, mañana vendrán las amigas de la escuela a mi cumpleaños!


Que no hija, que vivimos lejos del pueblo y sus padres no las dejaran venir!


Que si mama, me lo han prometido! Las acompañará alguna madre y no faltaran con su postal de felicitación. Vendrán por los mismos caminillos por los que pasamos cada día hasta llegar a la escuela y cuando las vea llegar, correré a recibirlas y abrazarlas. Ellas nunca han venido a mi casa. 


  Prepararemos unas rosquillas para merendar, luego jugaremos a la comba, les enseñaré los restos de las minas y el nido de cigüeñas. Les contaré como estas, vuelven cada primavera para tener sus nuevas crías, y el ritual que hacen cuando traen en sus picos los renacuajos y ranas para darles su comida. Les enseñaré los cerdos, las gallinas y las ovejas.
  

La noche de antes no podía dormir, solo de pesar en sus amigas y lo bien que lo iban a pasar. A la mañana siguiente colaboró ilusionada ayudando a su madre a limpiar la humilde casa donde vivían. Pero llegada la tarde, aquella ilusión se fue desvaneciendo con la mirada puesta en la cuesta que subía hasta el cerro  Según pasaban las horas la tristeza se apoderó de ella al comprobar que todo había sido una ilusión suya,  por haber creído en la palabra de aquellas niñas.  

Rafaela.

   

12 comentarios:

  1. Ninguna niña debería recibir una desilusión tan grande. sin entrar a analizar la vuelta al colegio y encontrárselas, las disculpas y las desconfianzas. un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Tras leer aquella desilusión infantil, espero que todo cambie y tengas un domingo feliz.

    ResponderEliminar
  3. Hola Rafaela, pobre niña la gran desilusión que se llevo, es cruel dar una palabra y luego no cumplirla, pero eran niñas y todo dependía de lo que quisieran los padres y si no las acompañaron tampoco tenían mucha culpa, pero fue muy triste el cumpleaños de esa niña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Por desgracia estas cosas suelen pasar y esa desilusión queda grabada para siempre en el corazón.
    besos

    ResponderEliminar
  5. Que relato tan triste y pobre niña la desilusión que se llevó.Besicos

    ResponderEliminar
  6. Ess cosas duelen y a cualquier edad.
    Gran relato.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Ess cosas duelen y a cualquier edad.
    Gran relato.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Una ilusión que no vio realizarse, que triste que uno se haga ilusiones por unas palabras que no llevaban fundamento.
    Espero que esta niña tuviese muchos otros cumpleaños llenos de ilusiones realizadas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Las decepciones comienzan demasiado pronto, amiga mía.

    Oye, qué bonitos los bolillos que haces, menuda maravilla.

    ¡¡¡¡UN BESO MUY GORDO PARA LOS DOS DE PARTE DE LOS CUATRO!!!!

    ResponderEliminar
  10. Con cuanta alegria ayudó a su madre a preparar las rosquillas, para con el paso de las horas la ilusión le cayó a los pies. El recuerdo de ese día es imborrable, muy triste.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Boa tarde, as ilusões começa cedo, assim aprende-se a sentir e a ultrapassar as mesmas.
    Resto de boa semana,
    AG

    ResponderEliminar