domingo, 9 de febrero de 2014

DIAS DE CACERIA



A la izquierda iglesia y escuelas

Tal como vemos en esta foto La Garganta (Ciudad Real)  un día fue un pueblo. Aunque pequeñito tenía una escuela de niños y otra de niñas, tenia Iglesia donde había misa todos los domingos. Una tienda y una panadería, también había fragua y carpintería y una gran cuadra para caballos. Un practicante  que también ayudaba a traer niños al mundo.

Aquel pequeño pueblo tenia el encanto especial que de niños damos a  nuestra tierra, donde aprendimos a vivir en aquellos  primeros años de feliz inocencia en los que nunca echábamos nada de menos, días de obligaciones de escuela y juegos en las horas del recreo, días de fiesta compartidos con todos los vecinos, además de los gloriosos días  de  montería una vez al año, donde ya acudía  gente importante de la época.
  
Siempre fue una pequeña aldea privada pero necesitada de empleados para mantener sus distintas actividades y como tal podía entrar y salir cualquiera. Nunca existió ninguna valla que lo impidiera.

 Todo ha cambiado desde entonces. Los edificios de la iglesia y las escuelas es lo único  que nos recuerda de aquella actividad de antaño. Ahora son bastante menos los que allí trabajan y solo son los poderosos los que pueden pasar y  disfrutar de su entorno para cazar en los  días de montería.

 Entre esos privilegiados se encuentran los príncipes Guillermo y Enrique de Inglaterra.

Os dejo un enlace donde poder ver la noticia..
http://www.latribunadeciudadreal.es/noticia/ZC0464027-BCD9-78D4-A2EAA4700CBD8A4A/20140209/principes/guillermo/enrique/pasan/dia/cazando/garganta/cerca/fuencaliente

   Rafaela
   
  

22 comentarios:

  1. Los que ahora disfrutan de la cacería no han podido disfrutar como tu disfrutaste en tu niñez. Seguramente que a ti te suele pasar lo mismo que a mi que me gustaría encontrar cara rincón de nuestro pueblo tal como fue.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. En primer lugar no me gusta la caza, no veo disfrute en matar animales Y segundo, lo mismo de siempre Rafaela...Los que tienen dinero y poder harán lo que llevan haciendo toda la vida. Mientras los demás miramos y vemos como se aprovechan de todo sin que les pertenezca, sólo por que se lo pueden permitir.

    Aquí al lado de Béjar hay un pueblo que se llama también La Garganta, pertenece a Extremadura.
    Buenas noches.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Hola Rafaela!!!

    Como se añora el pueblo tranquilo donde un nació y creció. Le pasa a muchos pueblos preciosos donde todos se conocían y ayudaban, el vecindario era una familia. Ahora con el progreso, no se conoce a nadie, pal caso ni te saludan.

    Un placer pasar por tu casita virtual.
    Un beso y buenas noches.

    ResponderEliminar
  4. Que suerte tener pueblo, parece tonto pero cuando alguien me dice, me voy al pueblo, me siento desamparada. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Una entrada-testimonío que hace pensar...de todas formas son residuos (las cacerias del hombre primitivo que además lo hacían como una obligación para mantaner la tribu...es el ocio de los poderosos...a mi incluso me dan pena en la urna de cristal en que viven...esos privilegios hay que abolirlos...Un abrazo muy fuerte de Bwegoña

    ResponderEliminar
  6. Estoy con Abedul. Tu entrada hace pensar, por un lado en lo que tuvimos y se nos fue ( que no es poco), y por otro en la barbarie de las cacerías.Perseguir a un animal para matarlo por diversión es algo que tendría que estar prohibido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Rafaela, preciosos recuerdos de tu pueblo, amiga...El hombre sigue siendo el mismo en el siglo XXI, que en la Edad Media, cuando rodeado de siervos y lacayos se dedicaba a la caza...El poder deshumaniza al hombre y lo vuelve insensible con la naturaleza..y así seguiremos hasta que no se dé una revolución del espíritu y el hombre respete la naturaleza y sea más solidario y generoso con sus hermanos...
    Mi gratitud y mi abrazo inmenso por tus buenos posts y cercanía,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  8. Coincido con Mari-Pi-R, lo que tú disfrutaste allí nadie lo disfrutará matando animales.

    Un beso Rafaela.

    ResponderEliminar
  9. Sé de qué hablas Rafaela. Eso de que no se le pueden poner puertas al campo no es cierto, ¡vaya si se las ponen! las cacerías son un negocio muy suculento, sólo accesible a gente que maneja mucho dinero.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Bonitos recuerdos que nadie te prdrá quitar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Todo se lo cargan y hacen polvo, pero para beneficio de unos cuantos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. ¡¡¡Que me vas a contar amiga Rafaela!!! yo soy de Ciudad Real y siempre he escuchado cosas así, solo los poderosos se pueden permitir cazar y destruir lo que les viene en gana, y los demás… ajo y agua ¡¡¡ Qué vergüenza!!! Me he encantado tu entrada. Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Ha dicho Lola lo que yo iba a responder. Tal vez, y quiero pensar mal porque así son las cosas, abandonan los pueblos para que queden únicamente el placer o la belleza a quienes conviene.

    Un abrazo, compañera.

    ResponderEliminar
  14. No me gusta nada, pero nada la caza y no entiendo cómo pueden divertirse matando animales por capricho......otra cosa es la necesidad que en ese caso lo entiendo. Los ricos siempre han tenido y seguirán teniendo privilegios "poderoso caballero es don dinero" . Besicos

    ResponderEliminar
  15. Me imagino lo que sentirías al leer esta noticia. A mi la caza no me gusta nada. Lo meda pena es que lo que antaño tuvo vida esté hoy casi olvidado. Se ha vendido esa finca al leer la noticia entendí que actualmente es una propiedad inglesa.
    Bss
    Bss

    ResponderEliminar
  16. A mi la caza no me gusta, pero ninguna. Creo que es una actividad obsoleta y p'eligrosa en la actualidad. Dicho esto, basta ya de demagogia de que los poderosos son los que únicamente pueden cazar. En este país hay infinidad de cazadores aficionados, y los conejos, perdices, liebres, codornices etc etc. tienen el mismo derecho a vivir que los animales de caza mayor. Las corridas de toros son las grandes perseguidas de los pro animales, y sobre la caza no ha dicho nada ni Dios. Ahí si que hay intereses creados. Cada uno mira para el lado que quiere. Un abrazo desde mi mejana

    ResponderEliminar
  17. Hola Rafaela, nos hablas de unos recuerdos de como disfrutaste de tu entorno cuando fuiste niña y eso es bien bonito, luego nos hablas de otra clase de disfrute que hacían y hacen los que no saben disfrutar de nada si no es haciendo daño a seres indefensos, no me gusta ninguna clase de caza ni corrida de toros, osea el maltrato de animales que a fin y a cabo es eso, no se que disfrute tiene el estar matando a los animales a si por que si.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Rafaela gracias por la felicitación.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Da pena ver que un lugar que ha tenido vida propia, ahora esté desierto, pero seguro que al volver a mirarlo aparecen muchos recuerdos. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana Rafaela.

    ResponderEliminar
  20. Nunca perderá su encanto, por lo menos todos aquellos que lo habéis disfrutado, lleváis una profunda huella en vuestro corazón.
    Te deseo una muy feliz semana.
    Cariños y un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  21. Que lindo es acordarse del pueblo que te ha visto crecer. Los recuerdos son para siempre, ese es tu tesoro que nadie puede robar.
    besos

    ResponderEliminar
  22. Las actitudes van y vienen, los errores duelen pero se corrigen ... lo que perdurará para siempre son tus hermosos recuerdos. Besicos.

    ResponderEliminar