jueves, 27 de febrero de 2014

POSTALES ANTIGUAS

                                   


Bien se nota que estoy en baja forma, por eso hoy vuelvo a poner un escrito de los primeros que publique en el otro blog.
Gracias a todos por vuestros comentarios.
Besos y abrazos.
                  




                               
Todos los de mi época -años 60- recordareis cuando se felicitaba en los cumpleaños con aquellas postales antiguas. A mi me parecían preciosas cuando las veía en casa de la abuela. Recuerdo unas con parejas de niños o de novios, también las había de flores, con pájaros o gatitos y en la parte posterior se escribía una dedicatoria cariñosa y la fecha.
Cuanto amor desprendían aquellas miradas de rostros con tonos sonrosados dulces y angelicales que irradiaban felicidad -Ya dudaba yo que existiese tanta perfección- Me gustaba mirarlas una y otra vez imaginando historias sobre sus vidas. Que felices se les veía, su cara lo decía todo. Seria así su vida en realidad. Las niñas y niños con preciosos tirabuzones y bonitos vestidos, las parejas de novios mirándose con ternura como si solo existiesen ellos dos olvidándose del mundo.

 Vivirían en grandes palacios rodeados de jardines con bonitas fuentes, jardines llenos de rosas, claveles o pensamientos como los que veía en esas postales que cada cumpleaños les regalaban sus novios a mis tías.


Me gustaba la costumbre que tenían ellas - mis tías- de cada verano forrar sus sombreros por dentro con bonitas telas y en el fondo cosían la postal con la dedicatoria del novio, de ese modo llevaban durante todo el verano su recuerdo.
En verano el sombrero era algo imprescindible para salir al campo y debajo del sombrero un pañuelo que les cubría casi por completo la cara.


        Rafaela.

19 comentarios:

  1. Es bueno recordar, especialmente si los recuerdos son tan bonitos, pero esas postales parecen más antiguas, de antes de los ´60, pero como hace mucho a lo mejor me he confundido, jeje. Un abrazo guapa

    ResponderEliminar
  2. Bonitos recuerdos. Ahora lo que hay es mucho capullo haciendo el mono todo el día con el móvil. Si le dices que es una postal, seguro que le suena a chino.

    Besos Rafaela.

    ResponderEliminar
  3. Rafaela la postal que muestras es de los años 20 apróx. Que bueno lo que cuentas de llevar la postal todo el verano en el sombrero, no conocía eso.
    Besosss
    hoy desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2014/02/sal-sodio-2daparte.html#comment-form

    ResponderEliminar
  4. Es bueno recordar ya que nos hemos quedado con las postales virtuales y poco más.
    Me dejaste un comentario diciendo que habías hecho muchos bordados en tu juventud, seguro que tienes tema para explicar de tus días y algo que enseñar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Los recuerdos son muy suyos, a veces van a su bola..

    ResponderEliminar
  6. Recuerdo estas postales y aquellos papelitos que daban en la entrada de los cines con la "carátula" de la película, mis padres las guardaban y me encantaban, creo que todavía tengo por ahí...

    Un abrazo y cafelito.

    ResponderEliminar
  7. Me encantan. En casa de mis padres que antes fue de mis abuelos, aún hay algunas debajo del cristal de la mesita de noche. Me gusta mirarlas de vez en cuando.

    Un beso Rafaela.

    ResponderEliminar
  8. Rafaela, esas postales que nos muestras son preciosas...Yo las he descubierto ahora en algunos blogs. Nuestras abuelas eran felices mirando esas caras perfectas y soñadoras. Te agradezco que nos las muestres, me encantan.
    Te dejo mi abrazo inmenso y te deseo un buen fin de semana.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  9. Son pequeños tesoros que todavía se guardan con cariño.
    Hoy nos hemos modernizado tanto que ya sólo escribimos por el teclado de PC , y aunque sea de esta forma espero que podamos seguir escribiéndonos con los amigos ;)
    Buen fin de semana.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué curioso Rafaela! Tengo medio preparada una entrada muy parecida, alrededor de estas postales antiguas. Nuestras ideas han sobrevolado el aire del barrio y se han cruzado por el camino, jejeje.
    ¡Me encantaban esas postales! y me da pena que se haya perdido esa costumbre.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Hola Rafaela, mira que eran y son bonitas esas postales, yo me acuerdo que incluso las había que estaban en alguna parte de la tarjeta bordadas y eran una preciosidad, hasta hace no mucho tenia una de la Esperanza Macarena bordada que me la regalo una amiguita del cole, luego cambie de casa y no se que ha pasado con ella, pero si es bonito esos recuerdos que dices y una pena que no se siga con esa costumbre, me alegro que de nuevo hayas rescatado otra entrada, gracias:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. No recuerdo yo esas postales, me parecen que son mucho más antiguas.De todas formas nunca me regalaron postales tan bonitas. Recuerdo que en el cole las compañeras nos regalábamos unas estampas, también muy bonitas, y todavía tengo alguna, te estoy hablando de los años 60 también. Besicos

    ResponderEliminar
  13. Si eres de los sesenta eres mucho mas joven que yo... de todas formas recuerdo esas postales, lo de los sombreros no lo sabia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Son preciosas Rafaela, siempre me ha gustado este tipo de postales, me traen recuerdos bonitos porque las veía de niño. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.

    ResponderEliminar
  15. Las recuerdo pero nunca he sido de ese tipo de postales. Saludos desde mi mejana

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué bonito lo que nos cuentas, Rafaela! :)
    :)) Yo, como soy algo añosa, todavía mando postales sobre todo cuando viajo pero en esta época de velocidad, curiosamente tardan mucho en llegar a su destino... y muchas veces no llegan :(
    Unas, parecidas a las tuyas, he visto toda la vida en casa de mis suegros :)
    ¿En baja forma?... :(
    ¡Ánimo! Pronto llegará la primavera. :))
    Abrazote.

    ResponderEliminar
  17. Recuerdo haber visto alguna en papel secante. Poco a poco, con el uso, se iba perdiendo el dibujo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Creí que las había olvidado, pero ahora que me las has recordado, tengo la sensación de volver a revivir aquellos tiempos, ya sólo falta lo que escribíamos en ellas ¿recuerdas? Hoy es día de alegría, son las seis de la mañana, los pajaritos ya pían y golpean las campanas, todo rebosa ilusión que las tengas muy felices, amiga del corazón. Con estas frases felicitábamos los santos y cumpleaños.
    Todavía recuerdo algunas más, en fin, lo importante es que nos salía del alma y siempre estábamos pendientes de comprar y escribir las postales. Hoy en los casilleros ya no hay cartas ni de familiares ni de amigos, se han perdido valores muy importantes, con las letras yo creo que expresábamos más que hablando por teléfono.
    Cariños en el corazón.
    kasioles

    ResponderEliminar
  19. Muy interesante para los que nacimos en la epoca que los hippis estaban de moda.
    Un beso

    ResponderEliminar