lunes, 9 de septiembre de 2019

SERRANILLA..

A la derecha, la primera agachada soy yo.

Este mundo blogero es mágico! Con el tiempo vas conociéndolo y aprendiendo a disfrutar de los relatos, historias o anécdotas de compañer@s que a la vez te traen a la mente recuerdos de tus propias vivencias que quizás teníamos olvidadas y al leer aquello en otro blog se enciende la lucecita y recuerdas tu propia experiencia.

El otro día nuestra amiga Jara del blog Tomando café. http://tomandocafe04.blogspot.com/2012/11/anecdota-literaria-categoria-infantil.html# nos ofrecía una entrada con una anécdota graciosísima recordando la manera tan distinta de entender la lectura en nuestros años de infancia, de cómo te hacías mil preguntas sin respuesta “atascándonos” en  palabras o frases difíciles para nuestra edad y en unos años que nuestros maestros hablaban solo ellos y no valía preguntar ni rechistar.   

Según disfrutaba de lo que ella había escrito recordaba mis años de escuela. Seria en unas vacaciones de Navidad, yo tendría los 6 o 7 años. Con muchos días por delante y con tiempo suficiente (nos dijo la maestra) para que al volver supiéramos recitar la poesía de un conocido poeta castellano Don Iñigo de Mendoza, Marques de Santillana.  Estaba escrito en un folio y con una caligrafía antigua que me llamaba la atención y me gustaba aquel diseño, el único problema era  que no había manera de entenderla.

De vez en cuando había en aquella poesía unas palabras mal escritas, cuando mas animada estaba con mi lectura en voz alta me encontraba que aquello que leía no tenia sentido. Moza tan fermosa…  Fablando sin glosa… Por tierra fraguosa… ¿Como seria aquella moza y aquella tierra? Nada de nada, un día y otro, pasaron las vacaciones con mi preocupación de no entender aquella poesía que seria preciosa pero aquello de no estar segura de lo que decía me hizo revelarme, romper el folio y negarme a recitarla, diciendo que perdí el papel y asumiendo el castigo que me caería encima. Castigo si hubo, pero ninguna explicación del significado o algo relacionado con la preciosa Serranilla.

Pasados algunos años y mi tesón en querer saber, encontré la famosa Serranilla y pude aclarar todas las dudas que me quedaron       
entonces.

     LA VAQUERA DE LA FINOJOSA                                                                                       

 Moza tan fermosa 
non vi en la frontera, 
com'una vaquera 
de la Finojosa.

Faciendo la vía
del Calatraveño 
a Santa María, 
vencido del sueño, 
por tierra fraguosa 
perdí la carrera, 
do vi la vaquera 
de la Finojosa.


En un verde prado 
de rosas e flores, 
guardando ganado
con otros pastores, 
la vi tan graciosa, 
que apenas creyera 
que fuese vaquera 
de la Finojosa.


Non creo las rosas 
de la primavera 
sean tan fermosas 
nin de tal manera; 
fablando sin glosa,


si antes supiera 
de aquella vaquera 
de la Finojosa;


non tanto mirara 
su mucha beldad,
porque me dejara 
en mi libertad. 
Mas dije: «Donosa 
-por saber quién era-, 
¿dónde es la vaquera
de la Finojosa?»


Bien como riendo, 
dijo: «Bien vengades, 
que ya bien entiendo 
lo que demandades;
non es deseosa 
de amar, nin lo espera, 
aquesa vaquera 
de la Finojosa».


Rafaela.
        

10 comentarios:

  1. ¡Muy chula foto! Ese poema lo memorizamos también...
    Pero con una maestra que tan era fascinante que nos hizo adorar a aquellos autores.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sara O. Que suerte que tu maestra os lo explicó y supisteis valorarlo.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Famoso y bellísimo poema del Marqués de Santillana que en la edad infantil es imposible de comprender.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Charo. Sino te enseñan y te explican el porque de esas palabras, un niño no lo entiende.
      Besos.

      Eliminar
  3. Esas fotos valen un imperio, conservan recuerdos de una edad temprana, me gusto la cancioncilla es muy bonita, me has hecho disfrutar con esta entrada. Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  4. Es verdad, hay palabras de uso en otra época que siendo muy joven no entendemos qué quieren decir
    Cariños Rafaela

    ResponderEliminar
  5. Seguro que la moza de esa Serranilla, era natural de Hinojosa de Calatrava, de la provincia de Ciudad Real.
    (No puedo ocultar mi vena manchega).
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Comprendo que no entendieses este poema, pues aunque bueno dificil es para una niña, creo que la maestra iba adelantada en sus clases.
    Espero que sigas publicando tus recuerdos, un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Imagen y palabras, recuerdos de su infancia. Esos recuerdos son tesoros que nadie nos puede quitar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Hola rafaela!! Después de una largo descanso vuelvo con todos vosotros. Nos traes un bello recuerdo a pesar de que no entendieras muchas palabras de la poesía y encima no te daban explicaciones.

    Besos.

    ResponderEliminar