martes, 2 de julio de 2013

EL EUCALIPTO AÑORADO



 
Se tumbo sobre el verde bajo el olivo, intentando ver los rayos del sol entre sus ramas, después lo intento debajo de pino, minutos mas tarde debajo de los chopos, pero lo que observaba desde las distintas posiciones en nada se parecía al reflejo  que estaba buscando. Sin a penas darse cuenta, según estaba tumbada se dejo llevar por un profundo sueño que le trasportaba al eucalipto que le daba sombra en los veranos de su infancia.
 
 Al salir de la casa lo primero que llamaba la atención era el inmenso bosque de eucaliptos, todos ellos perfectamente alineados con una distancia casi métrica que terminaban mas allá de donde la vista alcanzaba.
 El primero que comenzaba una de las muchas hileras, quedaba cerca de la puerta de la casa. Debía tener muchos años aquel eucalipto, se apreciaba por la dimensión de su tronco y la altura de su copa, esta parecía querer tocar el cielo. Seguro que durante la noche alguna vez llego a tocarlo, porque de día, bajo él, se respiraba toda la paz y tranquilidad que los pequeños de aquella casa necesitaban para ser felices.

Llegando el verano llegaban las vacaciones. Desde que terminaba la escuela pasaban muchas horas bajo la sombra del eucalipto. Su madre les preparaba una mesa y unas sillas, y menos la hora de la comida y la siesta, aquel era su lugar preferido cuando el sol caía verticalmente con toda su fuerza en los largos días estivales, donde el silencio solo era roto por el suave murmullo acompasado al merced el viento las numerosas hojas de tantos eucaliptos juntos. O al escuchar el arrullo de la tórtola con su “ cu-cuu-cu” repetitivo, o el chirriante canto de la chicharra en las horas mas calurosas del día.
Bajo el eucalipto idealizaban su particular escuela olvidándose del estricto control de la maestra, esto les ayudaba a realizar las tareas obligadas para cuando llegara la vuelta a la actividad escolar.

 Otras veces la mesa se convertía en un taller de muñecas de trapo, con brazos y piernas más o menos acorde con la longitud del cuerpo. Los vestidos cubrirían los pequeños defectos que pudieran surgir, el problema estaba al dar personalidad a la cara. ¡Que difícil era crear una cara bonita, que tan solo con unas puntadas pudieran dar vida a unos ojos nariz y boca para dotarlos de la mayor expresividad posible y que al contarles un cuento pareciera que lo escuchaban y entendían! O imaginar que atendían su turno, al ponerlas a todas  como clientas del pequeño comercio que improvisaban en pocos minutos para venderles frutas y hortalizas que pagarían con hojas del propio árbol convertidas por arte de magia en pesetas de la época.
Algunas veces el cielo se cubría de nubes blancas que parecían hechas con suave algodón, trasformándose en distintas formas imaginarias que les haría volar sobre ellas a distintos lugares también imaginarios, y recorrer ciudades como hacia la cigüeña cuando se iba al final de cada verano para volver la siguiente primavera a preparar el mismo nido en lo mas alto del pozo de la mina.

Muchas veces jugaban a pequeños detectives, vigilando la huida sigilosa de aquella gallina que cansada de poner siempre en el mismo gallinero se escondía entre los matorrales para dejar su huevo lo más escondido posible y que no fuese facil de encontrar.

 Felices días infantiles que transcurrían sin prisa debajo de aquel eucalipto, en los que las vacaciones de la escuela era lo más deseado por aquellos pequeños que recorrían a diario aquel gran bosque de eucaliptos para aprender en la escuela sus estudios básicos.


            
                          

24 comentarios:

  1. Recuerdos de infancia, siempre tan queridos en dónde árboles, jardines guardan los tesoros vividos bajo sus sombras. Gracias por compartir
    Bss

    ResponderEliminar
  2. La infancia, uno de los mejores momentos de nuestras vidas, lo vivido en ella lo recordamos siempre.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Esos recuerdos que vienen y que se van y que hacen parte de la vida veraniega de los que se ha disfrutado y se sigue disfrutando con el recuerdo bajo el árbol que te reguardaba.
    Un feliz recuerdo

    ResponderEliminar
  4. Hola Rafaela, gratos recuerdos de la niñez que nos hacen volver a esos tiempos tan felices y sin problemas, y que bonitos recuerdos verdad?, ojala no los perdamos nunca.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Si señora. Todos hemos tenido un árbol-refugio desde luego. En mi caso pasaba horas y horas a los pies y sobre las ramas de un inmenso olivo. Gracias por tantos recuerdos. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  6. La infancia si ha sido grata es sin duda unos de los recuerdos más bonitos,y de las etapas más hermosas de nuestras vidas. Preciosas fotos, y seguiremos aunque ya sólo se en sueños viviendo aquella infancia.

    Besos tocaya.

    ResponderEliminar
  7. Me has traído recuerdos de mi infancia y por qué no... también muy cercanos porque lo que más me gusta en verano es ir a mi huerta y sentarme debajo de los árboles viendo pasar las nubes. Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  8. He visto la felicidad de los niños jugando libres bajo la sombra del eucalipto, y me has hecho volver un poquito a los veranos de mi infancia.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. La de recuerdos que guardará el eucalipto en su corteza !!

    ResponderEliminar
  10. Bonitos recuerdos de la infancia junto a ese eucalipto......a mí también me gusta recordar esos gratos recuerdos que guardo en mi "caja fuerte" y que cuando la abro disfruto un montón con todo lo que sale de ella.Besotes

    ResponderEliminar
  11. Todos tenemos, guardados en el corazón, bellos recuerdos de nuestra infancia.
    Con pocos juguetes, hacíamos trabajar nuestra imaginación y jugábamos a ser vendedoras, profesoras, médicos, ¡lo que hiciese falta en ese momento! ¡qué tiempos aquellos!
    Yo me pregunto si nuestros hijos y nietos, teniendo muchas más cosas que nosotros para sus juegos, habrán sido tan felices como lo fueron sus padres y abuelos.
    Te dejo un fuerte abrazo.
    kasioles

    ResponderEliminar
  12. A mi también me chiflaban las vacaciones del colegio ¿por qué sería? ja ja ja. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Es verdad que todos tenemos bellos recuerdos de la niñez, y yo recuero que jugaba mucho con mis muñecas, y yo les hacia la ropa, los vestiditos, y cosía durante muchas horas. Ahora de coser nadaaaaa. Bonita entrada amiga.

    ResponderEliminar
  14. Te abrazo... a la sombra de este árbol.
    Velve

    ResponderEliminar
  15. Hola de nuevo Rafaela!!!! Sólo te pongo este comentario en tu blog para contarte que ayer estuve con Felipe Tajafuerte y su mujer Pili, aquí en Cáceres. Nos tomamos unas cervecitas bien fresquitas en una terraza y me contaron la increible experiencia bloggera que tuvistéis en Madrid con motivo de la presentación del libro de Nerim. Te nombramos y volvimos a ver las fotos que os hicistéis en la cena. Bien guapos que estáis tú y tu marido, una pareja encantadora!!!!! Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Liova, Que bien que hayáis estado juntos por Caceres. De lo que te ha contado Felipe y Pili, no es lo mismo contarlo que vividlo, las caras de expresión que poníamos cada uno al reconocernos.
      Si has visto las fotos ya nos conoces, para cuando hagas una parada en tus viajes al pueblo, nos tomamos también unas cervecitas en los Madriles. Besos guapa.

      Eliminar
    2. Hola, Rafaela. Las cervezas estaban fresquitas pero en la terraza hacía mucho calor, a pesar del ventilador. Las fotos las llevaba todavía en la cámara y pudo verlas pero, como tú bien dices, estas experiencias son para vivirlas. De vuelta en casa, voy poniéndome al día. Un abrazo desde mi mejana

      Eliminar
  16. Hola Rafaela, muy bonita y entrañable entrada.
    Quiero también darte las gracias por haber avisado con lo de Google+, si no es por ti yo hubiera caído al día siguiente. Te seguiré por aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Ya volveré otro día para hacerme seguidor de este blog. Ahora mismo no se puede, se ha caído el sistema.Besos.

    ResponderEliminar
  18. Que tiempos Rafaela en el que los niños jugábamos en plena naturaleza.
    Te deseo un verano bien bonito junto a los tuyos.
    Un abrazo
    Isabel

    ResponderEliminar
  19. "Felices días infantiles que transcurrían sin prisa debajo de aquel eucalipto", esos recuerdos bellos de la infancia, gran entrada :)

    ResponderEliminar
  20. Hola Rafaela por fin lo he conseguido, ya me tienes como seguidor de este interesante blog, para el que siempre tendré un tiempo para visitarte.
    Felices vacaciones.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Hola Rafaela, te había perdido, no pensé que tenía que haberte buscado bajo la sombra del eucalipto, en mi caso era una morera.
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  22. Hola Rafaela, no se porque bloger no actualiza mi blog en el vuestro, pero actualice ayer, lo digo por si quieres pasar, gracias:)

    Besos.

    ResponderEliminar